¡Estoy enamorado del Ceviche! Si, señores y señoras, es la pura verdad. Para quien no hayáis oído en la vida este palabro, pensareis que ando enamorado de un estilo de música, de un actor o de un mismísimo cantaor flamenco; pero que va, y es que me he enamorado de un pescado. Oye, pero que sepáis que no es un pescado cualquiera… es su modo en que se prepara para la gran cita, como se engalana y se viste… Dicen que una buena apariencia es preámbulo de un mejor sabor, pues lo mismo pasa con mi pisciamor: sus mililitros de jugo de lima, sus gramos de cebollita bien picada y sus aromas volátiles adicionales hacen insuperable este manjar típico del Perú y Ecuador.

Imagen 1

¿Y por qué hablo de mi amor? Pues porque estoy aún en pleno periodo de enchochamiento y además, recién llegado de pasar unos maravillosos días en Ecuador, donde confirme mi flechazo hacia ese maravilloso plato ingiriéndolo hasta para desayunar, eso sí con delicadeza y pasión. Pero no fui solo para eso, ya que Big Van fue invitado a participar en la quinta edición del Campus Party en Quito, Ecuador. Las Campus Party son unos eventos que se organizan en varias partes del mundo donde se congregan miles de frikies del computer.  Y como en este año en Quito han decidido abrir una sección para los frikies de la divulgación científica, ¡qué mejor ejemplo que invitarnos a nosotros!

Por la temática del evento tuve la suerte de que me tocara ir allá, y sin esperarlo me volví a enamorar. Esta vez no me enamoré de unos peces cualesquiera, sino de una especie más rara aun, algo que como científico no suele pasar: el enamorarse de Homo Sapiens. No me enamore de uno solo, sino de veinte nada más y menos: ¡Viva el amor universal! Y es que mi nuevo amor de temporada es Quinto Pilar, la asociación de divulgación científica que contactó con nosotros para llevarnos allí. Una fantástica asociación compuesta por veinte chavales muy jóvenes pero con unas ganas locas de divulgar ciencia por todo Ecuador, y además con muchísima sensatez para la edad que tienen (y yo pensar que a su edad solo pensaba en… en… el ceviche), todo un ejemplo a seguir. Estoy seguro que triunfarán y podrán llevar a cabo su objetivo que no es más que llevar la ciencia a cada rincón del maravilloso Ecuador ¡Larga vida a nuestra asociación alma-gemela de Ecuador! ¡Larga vida a Quinto Pilar!

Imagen 2

Para poner un broche final al viaje y complementar este amor universal que siento por todo tipo de ser y/o especie, mis sentimientos fueron hacia una planta, mi querida Artemisia, una planta con la cual llevo trabajando en el laboratorio más de dos años y que después de altibajos en nuestra relación me ha re-enamorado. Fue casualmente justo después de dar una charla sobre BioPharming en la cual incluí un monologo dedicado a ella, que me entere que le acaban de dar el Premio Nobel de Medicina ¡Cómo os lo cuento! A las plantas también les dan Premios Nobel. Quizá son las mejores doctoras que han existido nunca y esta planta sabe tratar la malaria como nadie. Eso si, el premio lo recogerá su representante la Profesora Youyou Tu, la prima de Youyou Tube, una científica de origen chino y que fue la primera persona al mundo que hizo caso a mi nuevo amor vegetal y ahora famoso…

Imagen 3

Luis Matías-Hernández

Advertisements