El pasado 13 de octubre se celebró el día mundial de la Trombosis. La asociación “Cuida tus venas” aprovechó la ocasión para pedir fondos en la investigación sobre las enfermedades venosas, e informar sobre la necesidad de revisiones periódicas, seguimientos y pautas médicas. Y en lugar de hacer una gala cualquiera,  el Dr. José Roman Escudero y el Dr. José Manuel Soria del Hospital de Sant Pau de Barcelona, se embarcaron en una aventura sin igual: preparar un espectáculo solidario en toda regla.

La escuela de teatro Eòlia se unió a la causa para hacer posible toda la parte dramática junto con un elenco de actores conocidos y artistas invitados que participaron de manera altruista. Entre ellos estaba yo misma representando a Big Van, y tengo que decir que esa noche triunfó la medicina, la ciencia y sobre todo, el gran corazón de la gente.

Imagen 1.png

Ese día no hubo ciencia…hubo magia.

Durante el ensayo general, esa misma tarde, estábamos todos nerviosos, ¿saldrá bien?, ¿vendrá suficiente público? ¿Recaudaremos suficiente? Había mucho movimiento entre bambalinas, gente entrando y saliendo, esperando el turno entre butacas… estrés… dudas… mientras el resto íbamos subiendo por orden a escena, el director nos ubicaba, nos daba los retoques finales y se cuadraban las luces con la música. Poco después, unos últimos minutos de caos, y se abrieron las puertas al público. Los voluntarios iban situando a la gente en sus butacas mientras en producción todavía se ultimaban los detalles finales. Y entonces, se cerraron las luces. A las 21h empezó la magia.

Las dudas, el estrés, los nervios… todo desapareció. Había más de cuatrocientas personas sentadas en las butacas del espectacular Teatro Poliorama: y como sumidos en un sueño onírico tres actores simulaban tener las tres enfermedades venosas: Embolia pulmonar, varices y trombosis venosa. Y Virchow, descubridor de esas enfermedades, volvía del más allá para explicar la importancia de los avances en medicina.

Imagen 2.png

Y entonces… llegaba nuestra primera escena en la que yo aparecía con los médicos y los pacientes, para “traducir” lo que los doctores intentaban explicar. Siguiendo el estilo Big Van, me dediqué  a contar de manera sencilla y con humor esas palabrejas que en ciencia o en medicina se usan de una manera tan desmedida. Yo salí con nervios, y los médicos más, porque era su primera vez en un escenario, y aunque hubo mucha improvisación, todo salió bien. El público estaba entregado y se reían sin parar.

Se terminó nuestra escena y se fueron sucediendo más espectáculos… Y por fin llegó el momento, me volvía a tocar. Esta vez, mi entrada era por la zona de las butacas con un ecógrafo pidiendo dinero para la investigación a cambio de una ecografía de las venas. Y ahora sí, ya estaba sola en el escenario. Tranquila, disfrutando de mi monólogo sobre la difícil vida de los investigadores, la necesidad de invertir en ciencia y la importancia de la investigación en general sea básica o aplicada, y triunfó. Pero triunfó de verdad, la gente estaba desatada, interrumpían constantemente para aplaudir, para reír, e incluso al terminaron coreando ¡Bravo, Bravo!

Imagen 3.png

¡Bravo! ¡Bravo! ¿Os dais cuenta? Si hace años a alguien le hubieseis dicho que iría a un teatro y aplaudiría con fervor a un investigador que cuenta algo científico, no os hubiese creído. Pues eso es lo que me sucedió a mí, y lo que nos sucede a Big Van constantemente. Yo tampoco no me podía imaginar que la gente gritara exultante, se emocionara, e incluso se levantara para felicitarme al terminar. Para mí eso fue magia: contar con el corazón de tantas personas fue muy emocionante. Yo soy una simple investigadora de día y divulgadora científica de noche ¿Y por qué lo hago? ¿Por qué me paso los días trabajando y en mi tiempo libre explico en qué trabajo? Hay una razón muy simple: por que disfruto con lo que hago y no hay nada mejor en esta vida que la gente se ría con la ciencia y la disfrute como lo hacemos los científicos.

Ese día ganó la ciencia, la medicina, y por una vez junto a esas dos palabras, el corazón y la magia de la gente.

Solo puedo decir gracias.

 

Eli @eli_prats

Advertisements