El título es largo, lo cual no es muy común. Ahora se llevan frases cortas, sencillas, que impacten al lector sin cansarlo demasiado. Además de largo, tampoco lleva ninguna de las palabras comodín: cáncer, milagro, ecológico, cerebro… son todo palabras comunes, cercanas como la forma de narrar en todo el libro.

Es un título con personalidad que invita a darle la vuelta al libro y leer la contraportada: resulta que es un texto de neurología clínica escrito por Oliver Sacks. Para quien no conozca a este señor, yo mismo lo descubrí hace menos de un año, es uno de los mejores divulgadores en neurología que se pueden encontrar. Desgraciadamente, el profesor Sacks murió hace unos pocos meses pero nos ha dejado como legado muchísimos artículos de divulgación y un buen puñado de libros, de los que: El hombre que confundió a su mujer con un sombrero, es uno de los más conocidos.

Esto no es una pipa.png

Esto no es una pipa. Cuadro de René Magritte al que hace referencia la portada del libro.

Publicado originalmente en 1985, este libro recoge una serie de casos clínicos que van desde personas incapaces de generar nuevos recuerdos, pacientes que escuchan canciones dentro de su cabeza, genios matemáticos con problemas sociales o un hombre que ya no reconoce los rostros de las personas, lo cual le lleva a confundir a su mujer con un sombrero. Muchos de los casos son pacientes del propio doctor Sacks, por lo que el texto se suele centrar bastante en la parte humana de las enfermedades.

En las cuatro partes del libro que agrupan distintos tipos de problemas neurológicos, vamos a encontrar un lenguaje cercano que nos explica las enfermedades de los pacientes y también reflexiona sobre sus consecuencias humanas y filosóficas. Salvo algún tecnicismo científico, el texto se lee muy bien, fluye con la naturalidad de alguien que escribe sobre lo que conoce y solo se le puede echar en falta un poco más de profundidad en la explicación de los mecanismos que originan las enfermedades. Aunque considerando la fecha original del texto, es normal que estas preguntas no se contesten con la precisión con la que podría hacerse ahora.

Pero eso es secundario, porque la prioridad en el libro son los pacientes: como las personas normales tienen que enfrentarse a la enfermedad es el núcleo del libro. Aquí es donde se ve la gran humanidad de Oliver Sacks. No hay pedantería alguna, escribe con verdadera admiración y preocupación por las pacientes sin caer en el pesimista. Al contrario, entre las palabras hay un profundo amor por la humanidad que da a la lectura un regusto esperanzador bastante positivo.

Resumiendo, si te interesa el tema de las neurociencias y estás buscando un libro, este es una lectura obligada. Un clásico. No te arrepentirás.

 

Pablo @pjbarrecheguren

El hombre que confundió a su mujer con un sombrero. Oliver Sacks. Editoral Anagrama.

Portada, El hombre que confundió a su mujer con un sombrero.jpg

 

Advertisements