Últimamente tengo la sensación de que sobre ciencia, como en muchas otras cosas, se deberían pedir los estudios antes de dejar opinar a la gente. ¿Usted es médico o tiene formación en áreas biosanitarias? ¿No? Entonces, por favor, déjese de mandangas y tómese lo que le ha recetado el médico de cabecera. Unos estudios o al menos pedir un mínimo de cultura científica. Pasar un test rápido y haber leído varios libros de referencia sobre el tema a tratar.

Si quisiéramos hablar sobre alimentación o agricultura ecológica, Comer sin miedo de José Miguel Mulet sería uno de esos libros de referencia.

Aunque de contenido va bien servido, el libro es de los que no pesan en la mochila o en el bolso. Sus menos de trescientas páginas empiezan hablándonos de la importancia social de la agricultura, luego pasan a darnos unos conceptos básicos sobre alimentación y después se llega al núcleo del libro: la diferencia entre un producto “natural” y uno “artificial”, y que es exactamente eso a lo que se llama agricultura “ecológica”. Incluso a Mulet le sobran algunos capítulos para hablarnos de las dietas “milagro” y cierra con un epílogo donde se trata como, posiblemente, será la alimentación del futuro.

Pese al título engañoso, el libro no es comestible. Pero, eso sí, se puede leer sin miedo: el lenguaje es sencillo y muy cercano. Hay un humor de pH ácido que ameniza bastante bien la lectura y las partes técnicas están adecuadamente explicadas. El contenido científico se digiere con facilidad porque Mulet se deja de formalismos, se baja del pedestal científico y habla con un lenguaje muy directo. Si os gustan las lecturas con un lenguaje tan elaborado como un plato de MasterChef, olvidaros de este libro. Comer sin miedo es el equivalente a un buen plato de garbanzos con bacalao: sabe bien y alimenta como un condenado, y punto.

De hecho, al igual que muchos platos potentes, el libro se tiene que leer con calma, masticando mucho antes de pasar cada página porque la cantidad de información es un poco abrumadora: si sois de los que vais subrayando el libro mientras leéis acabareis marcando algo en todos los párrafos. Pese a todo, tanta información no queda postiza en ningún momento y la lectura fluye como vertebrado acuático en el agua.

En definitiva, Comer sin miedo es un libro bastante interesante y ameno, con algo de humor, buenos ejemplos y mucha ciencia. Además, con la de veces que sale el tema de los  productos orgánicos o la agricultura ecológica, la lectura se rentabiliza enseguida.

Pablo @pjbarrecheguren

Comer sin miedo. José Miguel Mulet. Editoral Destino

Comer sin miedo.jpg

Advertisements