José Miguel Mulet (@jmulet) es licenciado en Química y doctor en Bioquímica y Biología molecular por la Universidad de Valencia. Es profesor universitario e investigador en Biotecnología Vegetal, actividades que compagina con la divulgación científica: ha escrito decenas de artículos de divulgación, es autor del blog “Tomates con genes”, y ha publicado los libros “Los productos naturales ¡vaya timo!”, “Comer sin miedo” y “Medicina sin engaños”. El 14 de junio publica su nuevo libro “La ciencia en la sombra”.

_NAT8882-1000.jpg

1.- ¿Qué le ha llevado a este cambio de temática en este nuevo libro?

Por una parte, el hecho de que no me gusta estar siempre hablando de lo mismo. Por otra parte el hecho de que la ciencia forense es un tema que me interesa hasta el punto que doy una asignatura de Biotecnología Criminal y Forense, en el grado de Biotecnología. Y por último y definitivo, simplemente porque me apetecía hacerlo, no creo que haya que buscar un porqué.

2.-En sus libros anteriores ha defendido los GMOs, criticando las pseudociencias, etc… esto le han valido amenazas, el saboteo de alguna de sus charlas, pese a todo, ¿su balance personal de hacer divulgación continua siendo positivo?

En mis libros critico mucho la pseudociencia, defiendo temas que son muy impopulares como lo GMOs, también llamados transgénicos, y sí que es verdad que esto me ha valido recibir muchas amenazas, sobre todo por escrito en el blog, una vez sufrí un sabotaje en Argentina… ¿cuál es el balance, positivo o negativo? Yo no vivo de la divulgación, es decir, la divulgación la hago principalmente porque me gusta como hobby. Ni me planteo dejar la universidad y dedicarme solamente a la divulgación. Primero porque no es que sea una actividad económicamente muy rentable, segundo porque a mí todavía me gusta más investigar que divulgar, pero me gusta hacer las dos cosas. Entonces, dado que estoy en esto porque quiero, y que si algún día me canso lo dejaré, pues el balance es solamente positivo. De hecho esos problemas que he tenido: que alguien me escriba en el blog diciendo que quiere matarme y tal, pues no tienen más importancia que la que la quieras dar. Yo la que le doy es ninguna.

3.- ¿Qué le impulsó a la divulgación científica? ¿Y qué le impulsa a continuar?

Bueno, tampoco fue una de estas cosas que te levantes un día y digas: yo voy a ser divulgador, o yo voy a contarle al mundo. Fue una cosa que salió bastante sin habérmela pensado, sin habérmela planteado. Simplemente una vez surgió la oportunidad de escribir un libro, gracias a ARP, que es una asociación a la que pertenezco. Lo hice, pensaba que iba a ser una cosa complicada y no me costó mucho, y luego el libro funcionó bien. A partir de ahí escribí un blog y la bola de nieve empezó a rodar. Pero… digamos que yo hace diez años no me planteaba ser divulgador, me planteaba ser científico y es lo que sigo planteándome ahora.

Qué me impulsa a continuar. Pues que me lo paso muy bien. No creo que haya que darle más vueltas. Simplemente lo hago porque me gusta, conozco a gente interesante, me lo paso bien, hablo con la gente… y ya está. Nada más.

4.-Existe en muchos doctorandos la percepción de que actividades que no sean investigar, como por ejemplo hacer divulgación o docencia, son actividades de menor categoría y prestigio para un científico, ¿qué opina al respecto?

Sobre el papel de la divulgación en los doctorandos… esta pregunta es difícil. Es difícil porque puedo contestarla pero mi contestación no va a ser políticamente correcta. Y voy a deciros lo que pienso. En fin, como comprenderéis una persona como yo que trabaja con transgénicos, no está acostumbrado a dar contestaciones políticamente correctas. Yo pienso que está bien que un doctorado se dedique a la divulgación, siempre y cuando tenga muy claro que su principal objetivo y a lo que tiene que dedicar todo su tiempo es la tesis doctoral. Porque la tesis doctoral es un momento muy importante de tu vida que necesitas tener toda la energía y toda tu concentración en sacar cuantos más artículos mejor porque tu futuro en gran parte va a depender de la productividad que tengas durante esos tres o cuatro años. Por lo tanto, mi consejo sería que la gente que está haciendo el doctorado se dedique al doctorado, punto. Que quiere hacer divulgación, de acuerdo, en los ratos libres.

Y que no le dedique mucho tiempo, de hecho yo sigo haciendo divulgación en los ratos libres pero… sí que es verdad que me pido comisiones de servicios para ir a congresos, para ir a dar charlas, etc. Cosa que por ejemplo, cuando yo hacía la tesis, no podría haber hecho: yo estuve los cuatro años de la tesis trabajando de lunes a sábado unas diez-doce horas al día, y no es muy diferente de lo que ha hecho mucha gente.  Si no estás dispuesto a hacer eso quizás no deberías estar dispuesto a hacer la tesis doctoral. Y ya sé que me vais a odiar por eso que he dicho pero lo siento, es lo que pienso. Tampoco es casualidad que yo empezara a hacer la divulgación científica cuando saqué la plaza. No es ninguna casualidad.

5.-¿Podría contarnos una buena experiencia como divulgador y otra como investigador?

Como divulgador… pues lo bien que me lo paso cada vez que voy a un congreso de divulgación: la gente que conozco es gente que tiene inquietudes parecidas, afinidades parecidas… y que cuando te vas a comer cuando estás en un congreso te ríes mucho, te lo pasas muy bien y luego quedas con ellos. Así que luego tienes una amistad con gente que si no fuera por el mundo de la divulgación nunca hubieras conocido.

Y experiencias buenas en el mundo del investigador… el mundo del investigador es un mundo muy duro donde te tumban artículos, te tumban proyectos, donde cada vez hay menos financiación, donde no puedes conseguir que los estudiantes se queden a hacer la tesis… entonces las alegrías las disfrutas muchísimo porque son escasas, son muy menores que en el mundo de la divulgación. Pero la principal alegría es cada vez que te aceptan un artículo o cada vez que te dan un proyecto porque muchas veces puede suponer el trabajo de varios años.

6.- ¿Qué opina de la situación nacional de la ciencia? Laboralmente, ¿cómo ve la carrera científica?

¿La situación de la ciencia? Pues mira, aquí no puedo ser optimista. Un puto asco hablando claro. Y por no decir palabras más fuertes. ¿Por qué es un asco? Pues porque en seis años prácticamente se ha reducido la financiación a la mitad, una financiación que ya era mucho menor que la de los países de su entorno, y yo esto lo veo en el día a día. En mi instituto de investigación ahora somos 180 personas y antes éramos 240. Esos 60 que nos faltan son básicamente gente de tesis y postdocs. Es decir, la gente que está trabajando, está produciendo y está en las mejores etapas de su vida científica. ¿Por qué no están? Porque no tenemos dinero para financiarlos, porque no les dan becas, etc, etc…

¿Dónde están ahora? Pues o no se han dedicado a la ciencia o se han ido al extranjero. Estamos perdiendo el capital humano. Yo creo que se puede hablar de una generación perdida.  Es decir, la gente que ha empezado la tesis en estos años y no la ha podido hacer, y sobre todo la gente que se ha ido de postdoc, que ha vuelto y tenían que incorporarse al sistema, ya sea en universidades o el CSIC, y no ha podido incorporarse por los recortes que ha habido, estos no los vamos a recuperar nunca. Y estamos perdiendo un capital humano importante.  Y los que sí que nos hemos podido incorporar en el sistema, como es mi caso en la universidad, pero que hemos tenido una producción muy baja porque no hemos conseguido ningún tipo de financiación. Esta situación es horrible.

¿Qué le diría a alguien que quiere iniciar la carrera científica? A mí me dijeron que no lo hiciera, pero lo hice. Por lo tanto no voy a decir que no lo hagan porque es apasionante, es algo vocacional. Lo que sí que les voy a decir es que estén preparados para moverse mucho y a viajar mucho. Yo estuve tres años en Suiza y puede volver, he visto a gente que no ha podido volver y le ha tocado vivir tres años en cada país. Cuando alguien inicie una carrera investigadora que tenga una maleta que tenga ruedas. Es lo único que le puedo decir.

7.- ¿Creen que en la última década ha habido un auge de las pseudociencias? ¿A qué cree que se debe que las pseudociencias, pese a estar fuertemente rebatidas por la ciencia, continúen proliferando?

No creo que en la última década haya habido un auge de las pseudociencias porque siempre han estado aquí y siempre lo estarán. El pensamiento racional siempre ha tenido que cohabitar con el pensamiento mágico. El pensamiento mágico es allí donde entran las pseudociencias. Lo que van es cambiando: ahora tenemos la homeopatía y hace veinte años teníamos las pulseras magnéticas, pues la tontería es lo mismo. ¿Por qué tienen este auge?  Pues como decía Garganta Profunda “sigue el dinero” Es decir, siempre va a haber una pseudociencia mientras haya alguien que se lucre de ella y ninguna pseudociencia que yo sepa es gratuita. A partir de aquí, sacad vosotros vuestras propias conclusiones.

8.- Usted estudió Química, ¿cómo un químico acaba siendo un experto en plantas?

Bueno, esto no es tan raro. De hecho en mi instituto sigo teniendo compañeros de trabajo que también son químicos. Y tiene una explicación: yo estudié en un plan antiguo que era del año 73, de hecho dos años después de acabar yo lo cambiaron, y ese plan antiguo era todavía muy de la vieja escuela donde solamente se podía estudiar Física, Química, o Biología. Si hubiera empezado a estudiar ahora posiblemente hubiera estudiado Biotecnología. E hice Química para luego coger la especialidad de Bioquímica, o sea que yo ya hice la carrera sabiendo que iba a estudiar Bioquímica porque a mí me interesaba más la especialidad que la carrera, yo no tenía vocación de Químico. Tenía vocación de trabajar en genética o en bioquímica o en cosas relacionadas con los seres vivos.

Pero sí que hice un cambio: como todos cuando yo empecé en primero quería trabajar con cáncer y curar todas las enfermedades, y en el último curso de carrera, de hecho te diría que a tres meses de acabar la carrera, fue cuando me puse a trabajar en un laboratorio de plantas y ya no me he cambiado. De hecho la optativa que escogí en quinto fue Fisiología Animal pudiendo haber cogido Fisiología Vegetal, porque cuando me matriculé del último curso todavía pensaba en trabajar con animales. Lo más curioso es que llevo casi veinte años de carrera investigadora y nunca he tocado una célula animal ni creo que lo haga nunca.

9.-Algo que ha tenido que aprender como adulto, y que como universitario nunca pensó que necesitaría.

¿Algo? Tantas cosas… todos los días estoy aprendiendo cosas. Pues bueno, yo creo que aprender a escribir he tenido que aprender por el blog, de hecho si cogéis de mis primeros posts y los comparáis con algunos de los recientes supongo que notaréis un cambio. Yo por lo menos lo noto.

He aprendido a tratar con la gente, a tratar con el público. Porque uno cuando estudia y cuando se mete en la ciencia acaba siendo muy poco social, y yo no he sido nunca una persona especialmente sociable. Ahora cuando diriges un laboratorio tienes que saber cómo tratar a la gente, y a veces me cuesta, todo hay que decirlo.

Y bueno, cosas de ciencia. Yo fisiología vegetal nunca he estudiado y la he tenido que aprender sobre la marcha mientras he ido investigando. Y algunas cosas básicas, pues todavía me tengo que volver a los libros o buscar artículos para no meter la pata sobre todo cuando estoy escribiendo.

10.-Un consejo para las nuevas generaciones.

Si hacéis algo, hacedlo con todas vuestras energías. No hagáis las cosas a medias. Si empezáis a hacer una tesis, que vuestro único objetivo sea acabar la tesis. Si os dedicáis a la divulgación, tratad de hacerlo bien y cuando hagáis un post documentaros todo lo que sea posible.

Os dediquéis a lo que os dediquéis, hacedlo con toda la energía, no hagáis las cosas a medias o no hagáis veinte cosas a la vez.

11.-Y para acabar: un libro y una película para recomendar.

Me estáis poniendo en un aprieto porque hay tantos libros y tantas películas…

A ver, un libro general de literatura, pues a mí me gusta mucho Obabakoak de Bernardo Atxaga, que es un recopilatorio de cuentos delicioso. Un libro de ciencia pues, buf… ¿Es necesaria la ciencia? De Max Perutz es un libro que me marcó mucho, y por supuesto, El mundo y sus demonios de Carl Sagan.

Películas… Pues hombre, una persona que no haya visto El hombre tranquilo de John Ford no merece que le dejen entrar en un cine. Un poco exagerado, ya lo sé pero bueno me estáis entrevistando a mí. ¿Una película reciente? Pues mira yo soy muy de Cadena Perpetua, la de Morgan Freeman y Tim Robbins dirigida por Frank Darabont. De las más recientes es de las que más me gustó en su momento cuando la vi.

Pero posiblemente si me preguntaras esta mañana te diría varias películas diferentes: La delgada línea roja de Terrence Malick que ya la he visto cinco o seis veces, me parece que tiene una poesía brutal y muchas otras, pero una… ¿Por qué elegir una habiendo tantas?

Pablo (@pjbarrecheguren)

portada_la-ciencia-en-la-sombra_jm-mulet_201603171813.jpg

Advertisements