Hay propuestas que se hacen desde un sentimiento profundo y de buen corazón. Ideas buenas que sin embargo podrían llevarnos en una mala dirección. Hoy voy a hablar de una de ellas: la propuesta de crear en España una casilla para la investigación contra el cáncer en la Declaración de la Renta.

Lieutenat Elizabeth Crapo, NOAA Corps (httpsgoo.glJfxnfv).jpg

El nombre de cáncer proviene de una referencia al cangrejo por el patrón en forma de tenazas de los tumores que encontraron en algunos pacientes los médicos en la antigüedad. Fuente imagen: Lieutenat Elizabeth Crapo, NOAA Corps (https://goo.gl/Jfxnfv)

Esta propuesta, que ahora mismo lleva en change.org casi 450.000 firmas y se han hecho eco de ella medios como elPaís, ABC, laSexta o Antena3; nace de un caso dramático cuando en el 2014 una madre perdió a su hija de menos de seis años debido a un cáncer infantil. Una madre que no desea que nadie, adulto o niño, sufra de cáncer y propone la creación de esta casilla para aumentar los fondos en investigación contra esa enfermedad “cuando hablamos de investigación contra el cáncer todos los recursos son pocos” “lamentablemente la tasa de muerte por cáncer es todavía muy elevada” son algunos de sus argumentos. Los argumentos y la motivación de esta mujer son correctas, pero el enfoque está mal, y este caso es un ejemplo de como la presión social está condicionando, a veces de un modo muy discutible, las líneas de investigación científica.

Esta mal porque discrimina y prioriza entre los enfermos de cáncer y otros enfermos. Todos tenemos el mismo derecho a tener una vida sana y por lo tanto, todos tenemos el mismo derecho a que se investigue con igual fuerza sobre nuestras enfermedades. Obviamente, un sistema de salud priorizará investigar sobre aquellas enfermedades que afecten a un porcentaje mayor de la población, pero esto es solo un criterio de eficiencia. Y además, si quisiéramos ser realmente eficientes salvando vidas y quisiéramos atajar la primera causa de muerte en España, la casilla no debería ser para el cáncer sino para las enfermedades cardiovasculares que son todavía, aunque no por mucha diferencia, la primera causa de muerte por encima del cáncer.

Además, propuestas como esta acentúan la tendencia en la última década a centrar totalmente gran parte de la investigación biomédica en el cáncer. Es normal que sea una de las enfermedades prioritarias en investigación ya que afecta a gran parte de la población y en muchos casos tiene efectos devastadores para los pacientes, efectos que además pueden alargarse durante meses acentuando el sufrimiento del paciente y de sus familiares. Pero esta tendencia en convertir el cáncer en la única prioridad en muchos centros de investigación es muchas veces una decisión basada más a razones políticas que científicas: el calado social de la enfermedad hace que la prensa le dé mucha más visibilidad que a otras enfermedades, visibilidad es dinero y recursos, con lo cual lo mejor para un centro en biomedicina es dejar de lado otras ramas y centrarse en el cáncer. Y eso es una política de investigación terrible.

https.googlx9QMlF.jpg

Fuente imagen: https://goo.gl/x9QMlF

La ciencia no puede centrarse en un único punto o rama sin degenerar a largo plazo. La ciencia se renueva constantemente gracias al flujo de información entre distintas áreas del conocimiento: solo así se pueden generar realmente nuevas ideas que nos ayuden contra los problemas del presente y del futuro. Solo haciendo una casilla para la ciencia se podrá curar el cáncer. Una casilla que vaya desde la ciencia básica hasta la aplicada, desde el cáncer hasta las enfermedades raras, una casilla apoyada por todos y para todos.

En el 2012 se hizo una propuesta popular para que fuera incluida esa casilla para la ciencia en la Declaración de la Renta y la iniciativa fue rechazada por los partidos mayoritarios. Desde entonces el gobierno actual redujo el presupuesto en investigación a casi la mitad. Por eso ahora, si creéis que es importante la ciencia, os animo a leer los programas políticos y tener en cuenta a la hora de votar, las propuestas en ciencia de los partidos políticos. Solamente dándole un peso político a la ciencia se conseguirá un compromiso por parte de las instituciones y se podrá luchar efectivamente contra el cáncer, y todas las otras enfermedades que hacen sufrir a millones de personas en todo el planeta.

Pablo (@pjbarrecheguren)

Advertisements