¿Te imaginas haber visitado el CERN cuando tenías 14 años? ¿Podrías imaginar el impacto que algo así podría tener en tu vida? ¡Ah! Que no sabes bien qué es esto del CERN. Bueno, tranquilo, que para eso estamos aquí.

En los años 50 se creó el Consejo Europeo de Investigación Nuclear a instancia de UNESCO y con el apoyo de grandes científicos como Louis De Broglie, Niels Bohr o Pierre Auger. Al poco tiempo la colaboración cristalizó dando lugar al primer laboratorio internacional dedicado a la investigación en física de partículas. Más de 60 años después el laboratorio ha albergado alguna de las máquinas más impresionantes del mundo, como el Proton Synchrotron, o la factoría de antimateria, ha sido testigo de alguno de los descubrimientos más importantes de la historia reciente de la ciencia, como los bosones W y Z o el bosón de Higgs, o de los desarrollos tecnológicos más impactantes de nuestra era como la world wide web.

Ya lo imaginan, el CERN hoy en día es la Meca de la física de partículas, un laboratorio internacional con unos 10 mil miembros de más de 50 países de los 5 continentes y con más de 20 experimentos.

Cuando uno entra en el CERN se da cuenta rápidamente del lugar en el que está. Las calles guardan el recuerdo de científicos famosos como Rutherford o Marie Curie, naves por todos los lados muestran la variedad de experimentos que tienen lugar allí y los restaurantes, punto de encuentro de científicos de cada rincón del mundo, rezuma ambiente intelectual, curiosidad, y pluralidad.

Las puertas del CERN están abiertas a los visitantes. No se ven solo maquetas o réplicas de detectores, restos de experimentos desmantelados o diagramas explicativos: se pueden ver detectores, aceleradores, sistemas electrónicos y a los propios investigadores en su entorno de trabajo. El visitante tiene una experiencia directa de lo que se vive y se investiga en el CERN.

Imagen 1.png

Visitando el detector del LHC CMS

Ahora ya podemos responder a la primera pregunta: ¿cómo sería visitar el CERN, el mayor laboratorio de física del mundo, con 14 años? Es algo que pueden responder los 7 ganadores del concurso LocosXCiencia que Big Van lanzó este año junto con Fundación Telefónica y la Fundación Española de Ciencia y Tecnología. Durante los meses de febrero, marzo y abril, miembros de Big Van se desplazaron a las 7 provincias seleccionadas (Murcia, Castillla y León, Galicia, País Vasco, Ceuta, Extremadura, Madrid). Los 7 chicos, con sus padres y el profesor que les había guiado en el concurso pudieron disfrutar de un día completo de visita en el CERN al más puro estilo Big Van.

¿Cómo puede cambiar algo así la vida de un chico o chica? Ver científicos jóvenes españoles y conocer su trabajo; ver con tus propios ojos un acelerador donde se crea antimateria, antihidrógeno; bajar 100 metros bajo tierra para conocer el lugar donde se instala un detector en el LHC; visitar la sala de control del único detector de partículas en el espacio exterior en un experimento del CERN y la NASA…

Llevo guiando visitantes en el CERN desde 2011. Viene gente de todo tipo, desde estudiantes de ingeniería hasta abogados, adolescentes, escolares o astronautas. En todos la visita resulta motivadora, en algunos casos impactante. Pero cada vez que viene un joven, un grupo de chicos y chicas de 14 o 15 años, se puede ver en sus ojos que ese día no ha sido un día cualquiera.

Si la meta de LocosXCiencia es motivar y despertar las vocaciones científicas podemos decir sin miedo a equivocarnos: objetivo cumplido.

 Imagen 2.png

Aquí todos junto con el científico español Luis Álvarez-Gaumé

 

Javier (@JaSantaolalla)

Advertisements