Del 6 al 9 de Septiembre de 2016 se celebró, en Uruguay (-guay), el Foro CILAC, el primer foro abierto de ciencia de Latinoamérica y el Caribe, organizado por la Oficina Regional de Ciencia para América Latina y el Caribe de UNESCO. América (sí, existe una América más allá de los USA) está haciendo un grandísimo esfuerzo, no solo por ponerse a la vanguardia en investigación científica sino también por popularizar la ciencia y hacer que el conocimiento generado en los laboratorios llegue a la gente.

Y en el marco de este evento, estaba el Science Slam: un concurso de monólogos científicos basado en la formación y la cooperación entre sus participantes, donde reciben formación para crear su propio monólogo científico, pulirlo, ensayarlo y finalmente, representarlo ante público real. ¡Y todo en una sola semana! Es auténtico reto para los estudiantes, divulgadores o investigadores que se presentan.

Pero también es un pedazo de reto para los formadores del evento: nosotros, BigVan. Durante tres días tuvimos que guiar a diecisiete uruguayos (con su hierba de mate incluida), por todo el proceso creativo desde tener una simple idea hasta el monólogo listo para el público. Y claro, es mucho trabajo, mucha presión y lo pasan mal con nosotros.

Imagen blog.png

Aquí podéis ver sufriendo a los asistentes a la formación del II Science Slam Uruguay (-guay) realizada por Big Van.

Vale, el proyecto es bonito y la gente lo disfruta, pero es aquí donde entra cualquier “hater” del universo y pregunta:

Hater 1.- ¿Pero eso sirve de algo?

Pues mira, sí. No es la primera vez que el Science Slam se realiza en Uruguay. La de este año ha sido la segunda edición. Y durante la primera, realizada del 12 al 15 de agosto de 2015, pasó algo fantástico. Bueno, durante no, después. El proceso de formación fue una chulada, y entre otras cosas, se consiguió que un montón de locos de la pradera, con sus gustos e inquietudes, aunque raras, se conocieran y vivieran una experiencia inolvidable: la de subirse a un escenario y divulgar ciencia con humor para el gran público. Bueno, eso, y que te aplaudan, que siempre es un plus.

¿Y después? Esta gente se organizó y creó un grupo de divulgación científica a través de las artes escénicas llamado Bardo. Un grupo que ha decidido aprovechar la formación recibida y echarse a monologuear. Para nosotros (Big Van) fue genial volver a Uruguay (-guay) después de un año y encontrarnos a Bardo no solo perfectamente estructurado (fijaos, tienen camisetas), sino también totalmente activo. Y una de las joyas que han creado es Feminencias. Un espectáculo de monólogos de una hora de duración en la que se repasa la vida y los logros de grandes científicas como Rosalind Franklin o Linda B. Buck (esta segunda te suena menos, ¿verdad?), ganadora del Premio Nobel de Medicina en 2004 por sus trabajos sobre el sentido del olfato.

La semilla de la divulgación.png

Algunos de los miembros de Bardo, justo antes de realizar su espectáculo Feminencias. ¿A que son una preciosidad?

Para Big Van, plantar semillitas como los Science Slam y ver que de ellas salen, por méritos propios, fuertes robles donde el público general pueda resguardarse al amparo de un poco de divulgación científica divertida, entretenida y de calidad, es una nueva sensación que nos encanta.

Larga vida a la furgoneta.

Oriol

 

Advertisements