Pere Estupinyá (@Perestupinya) es escritor y divulgador, licenciado en química y bioquímica. Su compromiso por la divulgación y comprensión pública de la ciencia comenzó en el programa de La 2 ‘Redes’, donde fue guionista y editor científico. Conoció de cerca la investigación pionera en el prestigioso MIT (Massachusetts Institute of Technology) y en Harvard, donde surgió su alter ego, ‘El ladrón de cerebros’, origen de un exitoso blog, y dos libros con ese nombre. Ahora dirige y presenta ‘El Cazador de Cerebros’ en La 2 (http://www.rtve.es/television/el-cazador-de-cerebros/).

ECDC 06.jpg

1.-Primero escribiste el exitoso libro: El ladrón de cerebros, y ahora has creado el programa El cazador de cerebros. El cambio de formato del libro a la televisión, ¿qué tal lo has llevado?

Con mucha ilusión, aunque a veces siento una cierta frustración en la poca profundidad que te permite el medio televisivo: esa es la parte negativa. La parte positiva es que te permite explotar el aspecto de aventura porque la imagen le da otra dimensión al proyecto, y te permite llegar a un público al que no llegas con los libros. Así que yo veo muy complementarias todas las acciones de divulgación científicas: tele, radio, libros, shows, porque hay públicos muy diferentes y se trata de llegar a ellos de manera efectiva. Pero para mí particularmente la tele… Es sobre todo que me deja un poco insatisfecho todas las ideas que se quedan fuera. Porque yo con los libros, por ejemplo, me explayo: empiezo y si duran trescientas o cuatrocientas páginas pues nadie me dice nada, pero con la televisión por fuerza se quedan muchas cosas fuera del montaje.

2.-¿Qué tiene El cazador de cerebros que lo distinga de otros programas de divulgación?

El programa apuesta por tomarse la ciencia muy en serio. Es decir, hay múltiples maneras de divulgar ciencia y yo lo que planteo es que la ciencia cada vez más está teniendo un rol más importante en la sociedad, y tiene que haber un espacio donde se discutan ideas de manera seria. Sé que esto en la televisión no es lo común porque suelen funcionar cosas más rápidas, más superficiales… pero yo creo que hay una necesidad de explicar a la gente, de manera dinámica pero reflexiva, las cosas importantes que están pasando en la ciencia. Yo creo que esto lo conseguimos, y el reto es ser todavía más atractivos a la hora de plantear la información. Hay programas de política y deporte con diferentes formatos, y yo creo que en ciencia también debe haberlos. Otra característica del programa es su gran factura audiovisual, gracias a un equipo buenísimo.

3.-Cuando diseñas el programa y decides que cerebros vas a cazar, ¿cómo los eliges?

 Hm… hay dos maneras: a veces identificas un cerebro que dices “quiero hablar con esta persona”. Por ejemplo, Arsuaga. Es un gran divulgador y un tío que da mucho juego. Entonces él es protagonista del programa y como este hay varios que quieres entrevistar como Rafa Yuste, o  Nuria Olivé, o María Blasco. Y casi el tema lo adaptas a ellos.

Luego hay veces que adaptas la gente al tema: queremos hablar de microbioma, o queremos hablar de la ciencia en la sociedad, o de una operación de cerebro, y entonces buscas a las personas que te hablan, ¿quién es el mejor en este tema?

Entonces es como si el punto de partida a veces es el cerebro que tú ya tienes localizado y a veces es el tema.

4.-Y hablando de cerebros, hablemos de tú cerebro y en qué momento decide apartarse un poquito de la investigación y dedicarse más a la divulgación.

Después de nueve meses de hacer PCRs como un desgraciado. No es un momento único: es empezar un doctorado con mucha ilusión e ir desencantándote con el tiempo. Porque una cosa es… verás, yo soy una persona que me esfuerzo mucho en lo que hago -como mucha otra gente- pero tienes que esforzarte por algo que merezca la pena. Entonces yo veía que me estaba esforzando mucho, pero que había elegido un mal camino. ¡Pero tú no lo sabes cuándo eliges un camino! Tú vas por el bosque y te encuentras un camino delante y lo tomas pensando que es el mejor. Lo importante es saber rectificar a tiempo.

Entonces yo si hubiera empezado a investigar en otro grupo posiblemente estaría ahora trabajando de científico en algún lado, pero trabajé en un grupo que no me motivaba donde me habían cogido como doctorado porque era más barato que un técnico… fue una experiencia muy negativa. En ese momento pensé que la ciencia era eso y me dije “no quiero ser científico”. Luego he visto que la ciencia no es solo eso y que hay ciencia superchula; incluso podría volver a la ciencia, ¿sabes? La vida da muchas vueltas. Pero en ese momento decidí apartarme y empecé a trabajar en otras cosas pero siempre tenía la divulgación en mente: fue algo progresivo.

5.-¿Qué le dirías a esa persona que quiere ser divulgador?

Yo le diría: ¿estás convencido o no? ¿Por qué quieres ser divulgador? Si es porque realmente te apasiona y estás leyendo desde hace años obras de divulgación, haciendo cosas de divulgación y realmente es un mundo que te apasiona: go for it. Si lo haces porque no te gusta la ciencia y crees que es algo interesante, pero en verdad quizás lo tienes un poco idealizado y no lo tienes del todo claro: no.

No porque no es una profesión… de hecho no es una profesión existente, ¿qué es ser divulgador científico? Es… algo muy vago con perfiles profesionales muy diversos, mucha gente trabajando gratis…

6.-En ese debate, ¿tú crees que un divulgador científico debe ser un científico formado en periodismo, un periodista formado en ciencia o ambas son buenas opciones?

Yo no creo en una formación que te determine en un mundo tan cambiante. A veces pienso “¿yo qué soy?” Escritor cuando escribo, me dicen que soy bioquímico pero de estudios, a veces hago periodismo científico, a veces hago divulgación científica… a veces soy consultor, a veces soy speaker. No tengo una profesión definida. Vale que me defino como comunicador científico pero de manera amplia. En el debate de qué es mejor, yo creo que para el periodismo científico es mejor ser periodista, pero para ser divulgador científico admite ambas posibilidades. Es tener unas aptitudes. Es que al final lo que importa no es tanto lo que sepas sino las aptitudes, la capacidad de aprender, de adaptarte a un nuevo trabajo. Y tomártelo de manera profesional, no como hobby.

7.-La investigación en España ha sufrido mucho durante los últimos años, ¿qué tal está nuestra divulgación científica?

Bueno, lo importante no es la divulgación científica sino la ciencia. Lo más importante es la ciencia, la divulgación científica es algo secundario.

La ciencia en España ha sufrido durante los últimos cuatro o cinco años, pero si miras el seguimiento de los últimos treinta ha tenido una progresión excelente. De la nada a grupos y centros competitivos a nivel internacional. En todo el mundo, y en particular en España, hubo una crisis que forzó recortes en muchas áreas y yo no soy quien para decir que es mejor recortar en un sitio que en otro. Y creo que ningún divulgador, o por los menos los que yo conozco, tampoco sepan suficiente como para asegurar que en un momento de crisis España debería haber recortado por otro lado que no fuera ciencia, es un debate muy serio eso.

A nosotros nos flipa porque somos procientíficos y todo eso, pero si asumes un poco de responsabilidad hay cosas de las que no deberíamos hablar si no sabemos suficiente. Entonces, yo creo que es cierto que en los últimos tres, cuatro años se han visto los efectos de los recortes y España ha ido bajando en algunos niveles; pero si miras en una perspectiva más amplia el sistema español va creciendo, se está consolidando y cada vez es mejor: hay cada vez más interacción con la industria, hay cada vez más jóvenes científicos interesados en innovación, a nivel de publicaciones científicas se está subiendo… así que yo creo que la ciencia en España, salvo este bache, está mejorando y continuará mejorando.

Yo no soy tan catastrofista con el estado de la ciencia española mientras sea cierto lo que dice el gobierno actual que ha habido un bache pero vamos a apostar por la ciencia. Es lo que dicen, falta ver si lo hacen.

Entonces yo creo que la divulgación ocupa un espacio secundario en esto. Es importante, pero lo importante es la ciencia.

8.-Algo que haya tenido que aprender durante su carrera profesional que nunca pensó que necesitaría cuando estudiaba la carrera.

Montón de cosas. Mira, la semana pasada di la lección inaugural de mi universidad, la Universidad Rovira i Virgili. La lección se titulaba: “El futuro que os espera”, y uno de mis mensajes a los alumnos era pensar cómo cambiará el mundo en quince-veinte años y qué profesiones os vais a encontrar.

Entonces, una cosa que les dije es que es imposible que la universidad, aunque sea la mejor del mundo, os prepare para lo que será útil dentro e veinte años porque será otro mundo. Lo que os tiene que enseñar la universidad, a parte de unos conceptos básicos, es aprender a aprender y sobre todo, competencias: skills que os permitirán ser mejores profesionales en lo que sea. Es decir, la especialización vendrá después de la facultad. Os especializaréis trabajando, en un máster, o sea como sea pero tienes que tener estas capacidades y competencias.

Y el otro mensaje que les daba era asumir que la universidad no puede hacer todo esto y asumir el propio aprendizaje: no esperéis a que os lo den todo hecho. Es decir, si escucháis esta entrevista y pensáis “vale, la universidad debería hacer todo esto” Asumid “Vale, no va a hacerlo” Y buscad vosotros por vuestra cuenta la manera de aprenderlo.

9.-Recomiéndenos un libro, una película y una serie.

Yo de libros siempre recomiendo Una breve historia de casi todo, de Bill Bryson. De películas… no tengo ninguna película favorita pero el último clásico que he visto hace poco fue El Padrino. Este verano estuve de vacaciones en Sicilia, vi las tres de El Padrino, y es que la primera es brutal. Es alucinante a todos los niveles.

Y entonces también me has dicho serie… ¿cómo se llamaba aquella? Black Mirror. Esa serie es de lo que más me ha impactado. A mí me gustó mucho por ese concepto futurista. Por ejemplo Game of Thrones al final me cansó, Breaking Bad también llegó a cansarme pero…. Me impactó Black Mirror.

10.-Y así, una reflexión: ¿con qué sueña Pere Estupinyá?

¡En que renueven! [ríe]. En que nos renueven una segunda temporada el programa, ¿no? Bueno, en parte sí.

Yo… no sé, no creo que tenga sueños así… Es que he cumplido algunos: lo de escribir un libro, hacer un programa… Yo lo digo “hacer este programa es más que un sueño es como una ilusión cumplida.”

Ahora me siento en un momento donde continuo teniendo ambiciones pero ya no siento esa incertidumbre. Es como si hubiera cumplido muchas cosas.

Todavía hay mil cosas que me gustaría hacer, pero ahora mismo sueños por cumplir… ¡es que estuve en el MIT! Piensa que yo hace mucho fui de vacaciones a New York y a mi ex le dije “no, no, yo quiero ir al MIT” Y Ella “Oye, que estamos en New York” Y yo “No, no. Yo quiero ir”. Es un poco nerd pero al final fuimos unos días a ver el MIT. Y después poder estar viviendo y trabajando allí también fue un poco un sueño. Osea, es como si te apasiona el futbol y trabajas en el Barca, ¿sabes?

Y ahora me siento en un momento de tranquilidad interior. No tengo miedo a que no salgan cosas: si no sale, no sale. Ahora me es más fácil pensar en la vida. Unas veces se gana y otras se pierde… porque ya has ganado antes entonces yo ahora estoy en el momento que dices: bueno, si el próximo libro que hago no vende tanto pues tampoco pasa nada, ¿sabes? Pues ya haré otro que venderá más. Eso te quita presión; y en realidad te da más libertad y actitud creativa.

11.- Por cierto, ya para cerrar, me gustó mucho que hablaras en El Cazador de Cerebros de políticas científicas. Creo que es de las primeras veces que oigo hablar de eso en un programa.

Yo en todos los programas introduzco unas reflexiones ocultas. Cuando digo ocultas, digo que a veces no puedo explicar ciertas cosas pero yo las cuelo: las voy colando con frasecillas que yo creo que hay gente que no se entera y gente que sí.

Entonces, estos temas de política científica a mí me importan porque no solo queremos distraer a la gente sino que el programa es más ambicioso en este sentido. No pretende solo distraer, también pretende hacer pensar, hacer reflexionar, y en última instancia pues que contribuya a mejorar la sociedad.

Yo… nunca haría un programa de tele basura, un programa tipo Sálvame o algo así. Un programa que sabes que tiene un impacto negativo en la sociedad. Porque sí hay programas de tele que tienen un impacto negativo en la sociedad. Yo no podría trabajar en una cosa así, y me resisto a entender como hay profesionales que lo hacen.

Entonces, mi objetivo es que El Cazador tenga un impacto positivo. Este sería mi principal objetivo.

El Cazador de Cerebros (http://www.rtve.es/television/el-cazador-de-cerebros/)

ECDC 09.jpg

 

Ibán (@ibanrevilla) y Pablo (@pjbarrecheguren)