El reconocido grupo de Computación Sociológica de la Universidad de Beryn (Utah) culminó el pasado 4 de Mayo el que parece ser el estudio más importante en ciencias sociales del siglo XXI. Tras 30 años de investigación, el grupo liderado por el catedrático Noteen Teras, ha publicado en la prestigiosa revista científica Naturae: Journal of Pseudo-Science and Homeopathy sus alarmantes resultados. Y es que tras complejos cálculos, algoritmos, y aproximaciones validadas por tertulianos de televisión, las conclusiones se resumen en la sencilla y estremecedora regla “Internet 90-60-90”:

  • El 90% de los comentarios son prescindibles1,2. Es una tendencia al alza en las redes sociales ver como de forma general todo el mundo, en algún momento de su recorrido por la red, mete baza para dar su (en demasiados casos) rabiosa opinión bajo el estandarte de la libertad de expresión. Es curioso, porque en el 43% de los casos se llega a debatir sobre temas donde en realidad no hay margen de opinión con el descontextualizado argumento estrella de “Todo es relativo” o “Depende del punto de vista”. Si sueltas una manzana, esta cae, lo mires por donde lo mires. En otro 34% se esgrimen artículos o información falsa, malinterpretada o en el peor de los casos manipulada (como se discute en el punto siguiente), y el 13% se resume en la conocida frase “Haters gonna Hate”. Y es que escudados tras la pantalla y sumidos en un mar de “des-información”, nos es más fácil desfogarnos, divertirnos y alimentar nuestro ego opinando y comentando sin el filtro del sentido común que tanta falta le hacía al famoso “Cara anchoa”.
  • El 60% de las estadísticas son falsas (incluidas estas que estás leyendo). Por sorprendente que pueda parecer (nótese la ironía), en internet abunda más desinformación que información. Maquillando el formato del texto para parecer serio o incluso con base científica y siguiendo los estándares de posicionamiento de Google puedes tener una web diciendo que la tierra es plana, que el cambio climático no existe (sino que le pregunten a Trump) y que las vacunas producen autismo entre los primeros resultados de las búsquedas sobre estos temas. El Marketing de las medias verdades le gana el pulso a la verdad/sinceridad día a día porque como dijo Joseph Goebbels “Repite una mentira mil veces y se convertirá en verdad” y en internet miles de millones de personas pueden oír tu mentira.
  • El 90% prefiere aparentar3. Ya lo dice la célebre frase de El Quijote: “Que hablen de mi, aunque sea mal”. En un mundo en el que se premia la imagen (Youtubers e influencers), que crece y evoluciona a velocidad vertiginosa y donde todas las opiniones valen igual (qué más da si no tienes ni idea del tema), actuar con respeto e integridad ya no es una prioridad. En internet tu valor se mide según tu IMPACTO en las redes sociales (palabro de moda) y a nadie le gusta sentirse infravalorado.

Tras definir Internet como un espacio virtual regido por una especie de “Ley de la Jungla de Bytes” en la que el usuario pocas veces ve o sufre las consecuencias reales (a corto o largo plazo) de sus actos cibernéticos, el estudio muestra una escalofriante desviación en los patrones de conducta hacia actuaciones irreflexivas, egoístas, egocéntricas e incluso agresivas.

Así pues, el artículo concluye señalando que Internet y las redes sociales, aun siendo herramientas actualmente imprescindibles, están poniendo en irónico jaque nuestras competencias sociales. Como punto final, cita la célebre frase “Somos esclavos de lo que decimos y dueños de lo que callamos” cuya fuente es compartida según los Browsers.

Estudios reales en los que se basa el artículo:

1Deb Sledgianowski & Songpol Kulviwat (2009) Using Social Network Sites: The Effects of Playfulness, Critical Mass and Trust in a Hedonic Context, Journal of Computer Information Systems, 49:4, 74-83

2Junghyun Kim, Robert LaRose, and Wei Peng (2009). Loneliness as the Cause and the Effect of Problematic Internet Use: The Relationship between Internet Use and Psychological Well-Being CyberPsychology & Behavior. July 2009, 12(4): 451-455. doi:10.1089/cpb.2008.0327.

3Jeffrey P. Harman, Catherine E. Hansen, Margaret E. Cochran, and Cynthia R. Lindsey (2005). Liar, Liar: Internet Faking but Not Frequency of Use Affects Social Skills, Self-Esteem, Social Anxiety, and Aggression. CyberPsychology & Behavior. February 2005, 8(1): 1-6.

Carlos Rubio (@rubio_lorente)

Graduado en Nanotecnología, Máster en Nanotecnología avanzada (Especialidad en materiales) y actualmente emprendedor. Apasionado de la música, la literatura y las artes escénicas en su tiempo libre e inconformista por naturaleza.

Advertisements